domingo, 2 de febrero de 2014

CANCIONES PARA PAULA - Blue Jeans

También él mira el reloj. También él suspira. Mario está sentado en el suelo encima de una alfombra, haciendo los deberes de Matemáticas. De fondo suena una canción de Maná.

¿Cómo pudiera un pez nadar sin agua? ¿Cómo pudiera un ave volar sin  alas? ¿Cómo pudiera la flor crecer sin tierra? Cómo quisiera poder vivir sin ti…
 
No puede evitar repetir la última frase. Y se le encoge el corazón. Y suspira. Cómo quisiera poder vivir sin ti.

Sí. Eso es lo que él querría: poder vivir sin pensar en ella.

"Céntrate, Mario… Los deberes, las Matemáticas, las notas… ¡Pero así no puedo!".
 
Se levanta y pone en modo silencio el reproductor del PC. Le parece un sacrilegio cortar una canción de Maná, su grupo preferido, y también el de ella, pero, si no, es imposible concentrarse.

Vuelve a la alfombra. A las dichosas Matemáticas. Derivadas.

Concentración. Encoge las piernas situando la derecha sobre la izquierda. Hace movimientos de relajación con el cuello. Luego coloca sobre su cabeza el cuaderno de Matemáticas. Hace equilibrio y no se cae. A continuación pone sus manos a ambos lados de las sienes y con  los dedos índice y corazón comienza a frotárselas suavemente, con pequeños círculos. Cierra los ojos y de su boca sale un "Ohmmmmm" de cinco segundos. Luego otro "Ohmmmmm", este un poco más largo. Y luego… se oye una tos desde la puerta de su habitación.

—Ejem. Ahora entiendo por qué no tienes novia… Su hermana sonríe y sus
amigas no pueden evitar una pequeña carcajada detrás.

Mario abre los ojos, descruza las piernas y se quita el cuaderno de la cabeza. Se ha puesto rojo como un tomate. Las mira nervioso y espera que ella no esté allí.  Parece que no. Solo son su hermana y dos de las pesadas de clase.

—¿Qué quieres?
 
—Decirte que nos vamos. Papá y mamá no están así que te quedas solo. A ver qué haces…, ¿eh?

La chica pone cara pícara y luego silba mirando hacia arriba.
 
—Pues qué voy a hacer…, terminar este coñazo…

—¿Estás con las derivadas? Luego me las pasas.

—¡Y a nosotras también! —se oye en el pasillo.

Mario mira a su hermana con indignación.

—¿Y por qué no te lo curras un poco? No me extraña que repitieras cuarto. No te vale con que tu hermano te coja, sino que además quieres que te adelante… Debería darte vergüenza, Miriam.

—No seas tonto. Si lo hice para estar en clase con estas petardas —se burla
Miriam, señalando a Diana y Cris. Y de improviso se lanza al suelo encima de su
hermano pequeño.

—Pero, ¿qué haces? ¡Para de una vez!

Tirados en la alfombra, Miriam no para de besuquear a Mario.

—¿Quién es el hermano más guapo y bueno del mundo mundial y del universo universal?
 
Las dos amigas, detrás, ríen sin parar al ver la cómica escena entre los hermanos.
 
—¡Vale! ¡Basta! Luego te paso los deberes, pero déjame ya en paz. Eres, eres…

—…increíble, ¿a que sí? —Y da un sonoro beso en la mejilla a Mario—. ¡Guapo! —Luego se levanta, se coloca bien el escote y el pantalón y, tras salir de la habitación, cierra la puerta.

SINOPSIS

Canciones para Paula es una novela fresca y juvenil que cuenta la historia de Paula, una adolescente de 17 años que se enamora de Ángel, un chico un poco mayor que ella que conoce por internet. Sin embargo, cuando todo les va genial aparece Álex, a quien sólo conoce de un ratito pero cuyo encuentro es de cine. Además, Paula no sabe que tiene un admirador y que está más cerca de lo que se podría esperar… Todo un embrollo de amores y desamores de los que serán testigos sus mejores amigas, “Las Sugus”, que no se separarán de Paula. Una novela cercana a la realidad actual de las adolescentes y al mundo de las redes sociales