martes, 14 de mayo de 2013

NOCILLA EXPERIENCE - Agustín Fernández Mallo



Marc estudia con detenimiento el libro que tiene delante, "Guía agrícola Philips 1968": la encontró entre los trastos viejos de su padre y se la quedó. Observa de reojo la azotea a través de la puerta de su caseta. Vive ahí. Un tinglado, situado en lo alto de un edificio de 8 plantas, que ha ido construyendo con diferentes hojas de latas, bidones, trozos de cartones petroleados y fragmentos de uralitas. Todo ensamblado de tal modo que las 4 paredes configuran un mosaico de palabras e iconos cuarteados de aceite "La Giralda", lubricantes "Repsol", "Beba Pepsi" o sanitarios "Roca". 
A veces los mira, y entre todo ese hermanamiento de marcas comerciales intenta descubrir mapas, recorridos, señales latentes de otros territorios artificiales. En la azotea, que ningún vecino ya frecuenta, hay una serie de alambres  que van de lado a lado en los que en vez de ropa colgada hay hojas escritas, a mano y por una sola cara, con fórmulas matemáticas; cada una sujeta con una pinza. Cuando sopla el viento [siempre sopla] y se mira de frente el conjunto de hojas, éstas forman una especie de mar de tinta teórico y convulso. Si se ven desde atrás, las caras en blanco de la DIN-A4 parecen la más exacta simbología de un desierto. Las ve aletear y piensa: Es fascinante mi teoría. Cierra la "Guía agrícola Philips 1968", la deja sobre la mesa, sale y descuelga unas cuantas hojas de los cables número 1, 4 y 7. Antes de volver a entrar se acomoda en la barandilla y piensa en el Mundial que nunca hemos ganado, en que lo más plano que existe sobre la Tierra son las vías de los trenes, en que la música del "Acorazado Potemkin", si te fijas, es el "Purple Haze" de Jimi Hendrix versioneado. Después entra en la caseta, que tiembla cuando cierra la puerta de un golpe. [...]

Domingo, son más de las 4 de la tarde, la gente está en la playa; él aún no ha comido. Por entre las uralitas de la caseta entra un pincel de luz que incide sobre la tecla 0 del PC. Tiene sonando el Cd de Sufjan Stevens, "The Avlanche", [...] mientras termina de dar los últimos retoques a una demostración de la cual se siente muy satisfecho. Sale a la azotea con el folio en la mano, y en los tendales que conforman la retícula lo cuelga en la posición, x=10, y=15. No hay nada mejor para comprobar la firmeza de una teoría que airearla antes de propagarla, piensa.


SINOPSIS

Agustín Fernández Mallo incide con un esquema narrativo que pone en cuestión la novela clásica y en el que la trama es sustituida por una red de microficciones surgidas en gran parte de la mitología de la cultura de masas y atravesada de referencias a los iconos y máscaras de la misma. A partir de ahí, todo cabe en este caleidoscopio ficcional, desde las enseñanzas del código samurái a las opiniones de las estrellas del pop, hasta personajes fronterizos, que se mueven por las afueras de Las Vegas, por burdeles, por estados imaginarios, por el Palacio del Parchís o por túneles subterráneos que atraviesan toda Rusia.
Como está ocurriendo con el Universo, también este segundo volumen del Proyecto Nocilla se halla en expansión y además se está acelerando. No es mera crema de cacao narrativa, es verdadera Energía Oscura.
Tras el éxito de Nocilla Dream, elegida novela del año por la revista Quimera y una de las diez mejores obras del
2006 por El Cultural de El Mundo, Agustín Fernández Mallo vuelve al territorio donde lo insólito se topa con la extrañeza en Nocilla Experience, segunda parte de su proyecto.