viernes, 3 de mayo de 2013

UNIDAD DE LA LÍNEA - Gabino-Alejandro Carriedo

Cuando la línea nace
apenas es un punto
que a este mundo viniera
con vocación de mundo.

Con vocación de mundo,
quiero decir: de vida.
Gestándose en sí mismo,
el punto se hace línea.


El punto se hace línea
y no acervo de puntos.
Por no ser masa informe,
a línea es masa-surco.

La línea es masa-surco
que en la tierra se alinea
para que en su oquedad
se vierta la semilla.

Se vierta la semilla
del quehacer más puro:
aquel que del hombre hace
muchedumbre de muchos.

Muchedumbre de muchos
que -las manos unidas-
fueran igual que un río
de vocación política.

De vocación política
que es vocación de juntos
moviéndose. la línea
no es agua estanca, es curso.

No es agua estanca, es curso
creador de energía.
Cuando el hombre se mueve
lo mismo es que la línea.

Lo mismo que la línea
que es sucesión de puntos
unidos y ordenados
para ser todos y uno.


GABINO ALEJANDRO CARRIEDO


-->