lunes, 15 de abril de 2013

PURA ANARQUÍA - Woody Allen

EL SOL NO SALE PARA TODOS


Este verano, los socios de un gimnasio neoyorquino bastante selecto se pusieron a cubierto cuando reverberó el retumbo que suele preceder a la separación de una falla mientras realizaban sus ejercicios matinales. No obstante, el temor a un terremoto pronto se disipó al descubrirse que la única separación se había producido en uno de mis hombros, que me había hecho picadillo cuando intentaba impresionar al bombón de ojos almendrados que hacía flexiones en la colchoneta contigua. 

Deseoso de captar su atención, me había propuesto levantar en dos tiempos una barra equivalente en peso a un par de Steinways cuando de pronto mi columna vertebral adoptó la forma de una banda de Möbius, y buena parte de mi cartílago se separó audiblemente. Emitiendo un sonido idéntico al grito de un hombre arrojado desde lo alto del edificio Chrysler, me sacaron de allí hecho un cuadro y tuve que quedarme en casa todo el mes de julio.


SINOPSIS

Desde la policía hasta los gourmets, pasando por Micky Mouse, psiquiatras que acaban peor que sus pacientes y desdichados autores dispuestos a hacer lo que sea para poder comer, nadie escapa a las ácidas burlas de Woody Allen en estos dieciocho relatos. Un delirante intercambio epistolar entre el director de unas colonias de verano y el padre de uno de los niños que pasa allí las vacaciones; las vicisitudes de un hombre que, en plena moda New Age, aspira a levitar pero que se lanza a practicar sin dominar la técnica; una empresa que subasta en eBay oraciones para que se cumplan los deseos... Éstas son algunas de las desternillantes situaciones que sólo un humorista como Woody Allen puede concibir y realtar con tanto ingenio.
-->